Cesárea la cicatriz y sus consecuencias

“La herida emocional que deja la cesárea puede tardar años en cicatrizar. En los meses que siguen al parto muchas mujeres padecen un verdadero síndrome de Estocolmo”

(Ibone Olza, psiquiatra)

Tal como se indica en el ABC (18 de mayo de 2016): “La tasa de partos por cesárea ha aumentado en España casi un 10% en los últimos diez años. El país tiene, actualmente, una tasa de un 25%, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, lo que se traduce en que uno de cada cuatro niños que nacen, lo hacen por cesárea”

La Organización Mundial de la Salud recomienda situar la tasa de parto por cesárea en un 10-15% para reducir los datos mundiales de fallecimientos de las madres y de los bebés en el parto.

Independientemente de lo preocupante que resulte esta tendencia a medicalizar el parto, lo cierto es que que no está de más saber todos los detalles acerca de como tratar la secuela más evidente, LA CICATRIZ .

Las principales inquietudes de las mujeres tras someterse a una cesárea suelen ser:

¿Cuanto tarda en cicatricar la herida?

¿Cuando dejara de doler?

¿Cuanto tengo que esperar para empezar a hacer deporte o vida normal?

¿Quedara bien la cicatriz?

Lo que no saben la mayoría de las mujeres es que la fisioterapia les puede ayudar mejorando la movilidad, las consecuencias y la estética de la cicatriz, flexibilizandola a nivel interno.

¿CÓMO ES UNA CESÁREA?

Normalmente se efectúa un corte por encima de los huesos del pubis, en dirección horizontal y suavemente curvado hacia arriba. Además de por la escasa visibilidad de la futura cicatriz, se suele realizar así porque al seguir las líneas naturales de tensión de la piel, pero principalmente porque proporciona un mejor cierre de la pared abdominal y del útero, menor riesgo de rotura uterina en un embarazo posterior y menor dolor postoperatorio.

Para llegar a la profundidad del útero y sacar al bebé es preciso atravesar hasta cinco capas de tejido:

  • La piel.
  • La capa de grasa subcutánea.
  • La aponeurosis que recubre la musculatura abdominal. Los músculos abdominales normalmente no se cortan, sino que se abre un hueco entre ellos y se apartan a los lados.
  • El peritoneo (membrana que envuelve la pared del abdomen por dentro) hasta llegar al útero, donde se separa la capa que lo recubre y lo une a la vejiga.
  • La parte baja del útero y la bolsa amniótica, para permitir que salga el líquido amniótico, y por último el bebé y la placenta.

¿CUÁNTO TARDA EN CICATRIZAR UNA CESÁREA?

Hay que tener en cuenta que la cesárea se trata de una cirugía mayor abdominal y que, por tanto, requiere más tiempo de recuperación que un parto por vía vaginal.

La cicatriz que se forma después de la cesárea no solo existe a nivel de la piel, que va a ser la zona visible, sino que hay multitud de capas de tejidos diferentes que, una vez suturadas con un material que será reabsorbido por el organismo, tienen que cerrarse y cicatrizar del mismo modo que lo hace la piel. En el caso de estas regiones profundas el proceso de cicatrización puede durar de uno a tres meses (varía en función del procedimiento quirúrgico que se haya utilizado y de las condiciones propias de cada persona), mientras que el del tejido cutáneo suele tardar 7 o 10 días.

Se considera que el útero tarda unos 18 meses en alcanzar una cicatrización completa y adecuada, por lo que se recomienda prevenir un nuevo embarazo hasta pasados por lo menos dos años.

Es importante cuidar la herida, manteniéndola siempre limpia y seca para evitar infecciones.

Una vez que la herida este bien cerrada podrá comenzar el masaje de la cicatriz.

  • La intención será que se deslice poco a poco la piel y los tejidos que hay bajo ella para evitar que se adhieran y reducir la hinchazón.
  • Después se puede aplicar aceite de rosa de mosqueta para hidratar y nutriz la cicatriz.

TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA PARA LA CICATRIZ

A partir de la tercera o cuarta semana es conveniente que el tratamiento lo haga un fisioterapeuta.

Mucha gente lo desconoce pero las cicatrices se pueden y deben tratarse tanto externamente, por fuera a nivel superficial que es la parte que se ve , como a nivel profundo. Con mayor razón las que alcancen órganos internos, ya que la rigidez del nuevo tejido que forma la cicatriz puede dar problemas de movilidad, dolor y de sensibilidad incluso meses después de haberse producido la cirugía.

Nivel superficial:

  • Trataremos la tirantez, engrosamiento , la dureza y la retracción.
  • Se realiza un masaje específico que flexibilizara la cicatriz y los tejidos adyacentes (tras 2/3 meses despues)

Nivel profundo

  • Trabajamos la rigidez de los tejidos para favorecer el movimiento de las distintas capas para asi evitar y mejorar adherencias.

Hasta ahora parecía lógico pensar que con la cesárea, al no pasar el bebé por el canal del parto, el suelo pélvico no sufría y se disminuía por tanto el riesgo de incontinencia urinaria. Recientemente han salido estudios que demuestran una incidencia de incontinencia urinaria similar tanto en el parto vaginal como en la cesárea, ya sea esta de urgencia o programada. Esto se explica por el peso que tiene que soportar el suelo pélvico durante todo el embarazo, tanto del bebé y de las vísceras pélvicas como las presiones que recibe de los esfuerzos que realiza la madre, al encontrarse adelantado el centro de gravedad por la nueva postura que adapta la mujer embarazada. Lo único que se evita con la cesárea son las heridas en el periné como consecuencia de desgarros y/o episiotomías.

Por otra parte, los riesgos a los que se somete una mujer con la cesárea son varios:

  • Necesidad de transfusión sanguínea
  • Histerectomía
  • Adherencias cicatriciales
  • Prolongación de la estancia en el hospital…

En cuanto a los siguientes partos, con una cesárea previa existe más riesgo de tener: placenta previa, ruptura uterina, histerectomía periparto, infertilidad, dolor pélvico crónico, obstrucción intestinal…

Como consecuencias físicas de la cesárea, recordando que no sólo se corta la piel, sino todo lo nombrado anteriormente, las consecuencuas pueden ser las siguientes:

  • Dolor lumbopélvico de varios meses de evolución, debido a la incisión abdominal. Ésta produce un daño e inhibición de la musculatura profunda del abdomen (transverso abdominal) y un mayor reclutamiento de la musculatura superficial (recto del abdomen, oblicuo interno y externo). Se ha visto además que al manejar cargas pesadas también existe más debilidad y dolor lumbar en mujeres con cesáreas frente a las que tuvieron un parto vaginal.
  • Alteraciones a través de la fascia que se pueden transmitir a cualquier parte del organismo.
  • Pueden ocasionar problemas ginecológicos posteriores producidos por las fijaciones uterinas, alteraciones de la fascia prevesical y por consiguiente de la vejiga, llegando a causar incontinencias.
  • Problemas digestivos, vasculares, osteotendinosos gracias a esta transmisión de la tensión y a las adherencias.
  • Hipotonía del abdominal
  • Adherencias de la cicatriz y del suelo pélvico por la cirugía
  • Restricción del tejido y de la movilidad
  • Dolor, picor, tirantez en la zona de la cicatriz
  • Anestesia. Normalmente se utiliza epidural o intradural. Para la mamá, una punción a este nivel lumbar puede dar alteraciones aunque la técnica sea correcta. Podemos encontrar tensión en los tejidos que se han visto implicados incluso pudiendo dar lugar a un whiplash. La falta de control de la musculatura y las posiciones anómalas en la mesa quirúrgica, porque la mamá está anestesiada; en ocasiones puede acarrear problemas en cualquier lugar de la columna vertebral, sacro o extremidades.

Todo esto no quiere decir que se dejen por completo de hacer cesáreas, ya que en algunos casos es estrictamente necesario para preservar la vida de la madre y/o el bebé, pero es importante tener en cuenta estos riesgos y factores a la hora de querer elegir la cesárea como forma de parto sin existir una necesidad real.

¿Cómo es el tratamiento en casos de cesárea programada?

PREPARTO:

Comienza desde el momento en el que se está embarazada, aunque se sepa que va a terminar siendo cesárea. Se ha demostrado que pacientes que tienen una buena postura y realizan actividades como pilates para embarazadas, su recuperación posparto es más rápida.

La preparación al parto sería similar que en los casos de parto vaginal, con la única diferencia de no realizar un trabajo de pujos en aquellos casos de cesárea programada cuando se sabe antes de la semana 36.

POSTPARTO de CESÁREA:

  • Primeros días:

– Una vez se retiren las grapas, se deben dar masajes al lado de la cicatriz con los dedos paralelos a ella. Se puede aplicar aceite de rosa de mosqueta o rico en vitamina E.

– Realizar espiraciones profundas abdominales e ir adoptando progresivamente una posición de prono.

– Realizar contracciones del transverso abdominal en varias posturas que no sean dolorosas, como el decúbito lateral y la cuadrupedia, solo solicitándolo al soltar el aire.

A las tres semanas es importante acudir al fisioterapeuta especializado en ginecología para que te realice una valoración e iniciar tratamiento para evitar adherencias con:

  • Masaje miofascial en cicatriz para que no se quede adherida y disminuya el dolor y sensación de tirantez
  • Tratamiento de las adherencias que se pueden producir tanto en el abdomen como en el suelo pélvico por la incisión.
  • Fortalecimiento de la faja abdominal. Enseñamos a realizar “Gimnasia Abdominal Hipopresiva” y abdominales en protección del suelo pélvico
  • Tratamiento de la estabilidad lumbopélvica.
  • Tratamiento con Tecarterapia, aumentando la temperatura celular, y con ello estimula la circulación sanguínea desde el interior hacia el exterior del cuerpo. Este efecto es muy valioso en la regeneración cutánea, ya que permite incrementar la cantidad de oxígeno que llega a la célula, acelerando la consolidación del tejido sano
  • Osteopatía visceral.
  • Ejercicios de control motor lumbopélvico.

En la Clínica Silvia Molins estamos especializados en Suelo Pélvico, contamos con un servicio especializado para la recuperación postparto, para ayudar a las mamas a mejorar tras el parto. Es importanrte dar armonía de nuevo a todas las estructuras alteradas, especialmente a la cicatriz, ya que las consecuencias pueden ser múltiples.