Endometriosis

Endometriosis

Había oído hablar de endometriosis pero no supe realmente qué significaba vivir con ella hasta que me la diagnosticaron. Cada cuerpo es diferente pero a mí me trajo un dolor intenso e incesante, que no se calmaba con nada, día y noche. Saber que ésa podía ser mi vida a partir de entonces, de la cama al sofá y viceversa, me hizo sentir una gran tristeza y desilusión por la vida. Se me cayó el mundo encima.

Así estaba cuando una amiga me recomendó la Clínica de Silvia Molins y conocí a Alba, que es la fisioterapeuta que me trata. Hemos trabajado mucho desde diferentes ámbitos y puedo contar cómo es mi vida ahora: he podido volver a trabajar, puedo ir al cine y salir a comprar. Puedo dormir, pasear mi perra y estoy animada para emprender nuevos retos. Vivo mi vida día a día y me esfuerzo por disfrutar a tope cada movimiento que recupero. No quiero imaginar qué hubiera ocurrido sin la Clínica Silvia Molins. Siempre estaré agradecida a Alba y estoy deseando descubrir qué más voy a poder hacer con más trabajo.

Quiero destacar el trato amable del personal de la clínica y la eficacia de su trabajo, en todos los ámbitos, tanto de Alba (que tiene una paciencia infinita conmigo) como de Almudena, que se encarga de buscar la mejor cita para mi horario siempre.