ENDOMETRIOSIS SEVERA

ENDOMETRIOSIS SEVERA

Acudí al centro en un momento muy crítico de mi vida y lo agradecida que estoy. Sufro de endometriosis severa, detectada en el 2012. Durante toda mi vida he tenido unos dolores menstruales y premenstruales que nadie puede imaginar, fuertes dolores, cólicos, hinchazón… No podia ni andar, ni sentarme en una silla sino era inclinándome muy poco a poco… Horrible. Me llegaba a tomar para los dolores premenstruales sobres de ibuprofeno, y ya con el período el ibuprofeno y el nolotil eran como caramelos (y el dolor no cesaba mucho… ). Cada vez que se acercaba el período, me ponía a llorar porque sabía lo que me tocaba, otra vez, estaba aterrada… Bien, como he comentado antes, me operaron de endometriosis severa a nivel de sigma (resección de 17 cm), adherencias por trompa y fimbrias izquierda, me extirparon el apéndice que también se encontraba con adherencias… Una limpieza integral vamos, 6 horas de quirófano. Tuve la suerte de encontrar un buen equipo de médicos los cuales pudieron salvar la trompa y el ovario izquierdos. A partir de aqui, pense que se acabaría mi sufrimiento, si ya no tenía restos de endometriosis… Ya no habría dolor. Bueno pues, la cosa es verdad que mejoró los primeros meses, pero al cabo de un año, me volvieron a salir unos endometriomas pequeños y con ellos el dolor volvió. El tamaño de estos no requiere cirugía, pero para las que por desgracia sabéis que es la endometriosis, estos pueden ir creciendo mes a mes… Vine a la CLÍNICA SILVIA MOLINS porque había oido que el campo de la osteopatía ginecológica podía tratar mi problema y así ha sido. Gracias a un cambio en mi alimentación y a las sesiones, que he de decir que solo necesité tres, mejoraron mis cicatrices internas, mejoraron las adherencias resultantes de la operación y lo mejor de todo… Los dolores fueron disminuyendo hasta que el dolor desapareció! Increíble para mí, no me lo podía creer…
En mi vida, jamás, nunca…llegué a pensar que no tendría dolores con mi período. Y aquí estoy, feliz es poco… Además, los endometriomas siguen sin crecer. Estar están, pero como si no los tuviera.
Ahora si puedo ver los anuncios publicitarios sobre comprensas y sentirme como ellas “tengo la regla y soy feliz” (antes cambiaba hasta de canal de la rabia que tenía).
¡¡Ánimo endoguerreras!! Sí hay solución.
Géminis, castellón.