Tratamiento Osteopático del Asma

El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que inflama y estrecha las vías respiratorias, esto hace que sean muy sensibles y tiendan a reaccionar fuertemente a la inhalación de ciertas sustancias, contrayéndose los músculos que las rodean y aumentando la producción de moco. Causa períodos repetidos de sibilancias (silbidos al respirar), presión en el pecho, dificultad para respirar y tos. Con frecuencia la tos se presenta por la noche o en las primeras horas de la mañana.

Existen varios tipos de asma, entre los que podríamos encontrar: asma producida por esfuerzo, asma alérgica, asma estacional, asma nocturna, etc., y además que estos tipos se presenten de forma intermitente, o de forma persistente, dependiendo de la frecuencia, duración e intensidad de las crisis.

Afecta alrededor del 3% al 7% de la población adulta, siendo más frecuente en edades infantiles convirtiéndose en una de las enfermedades crónicas más importantes a esta edad.  Es más frecuente en el sexo masculino en una relación de 2:1, pero al llegar a la pubertad, esta relación tiende a igualarse. En los últimos veinte años se ha registrado un aumento en su incidencia debido en parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de esta, y en parte al aumento de la población mundial.

La enfermedad tiene un fuerte componente hereditario, expresado como un antecedente familiar de rinitis, urticaria y eccema. Hay un mayor porcentaje de fumadores y de enfermedades concomitantes alérgicas tales como rinitis, conjuntivitis y dermatitis entre los pacientes diagnosticados de asma alérgica que en otros pacientes. Las crisis de asma se relacionan también con el consumo de ciertos alimentos o la presencia de determinados agentes alérgenos.

Las causas que provocan el asma bronquial y motivan la respuesta de los mecanismos principalmente inmunológicos se clasifican en:

  • Extrínsecas: la exposición a alérgenos es responsable parcial o sustancialmente de la inflamación asmática por medio de reacciones de
  • Intrínsecas o idiopática: sin antecedentes personales ni familiares. Se inicia por estímulos no inmunológicos (microbios, hongos, tos, trastornos psíquicos, estrés, etc).
  • Mixtas: combinación de ambas.

También cabría destacar las causas ambientales, como por ejemplo: aire de poca calidad, humo de cigarrillo, etc.

Los síntomas más característicos del asma bronquial son la disnea o dificultad respiratoria de intensidad y duración variable y con la presencia de espasmos bronquiales, habitualmente acompañados de tos, secreciones mucosas y respiración sibilante. También se caracteriza por la rigidez torácica en el paciente.

El diagnóstico del asma comienza con una evaluación del cuadro clínico, la historia familiar y antecedentes de riesgo. El examen físico por lo general revela las sibilancias que caracterizan al asma a través de la auscultación. La inspección del tórax puede mostrar tiraje o retracción subcostal o intercostal. Existen varios exámenes que ayudan al diagnóstico del asma, entre ellas pruebas de función pulmonar (espirometría, prueba de flujo espiratorio), pruebas de alergia, exámenes de sangre, radiografía del pecho y senos paranasales.

El tratamiento convencional del asma bronquial suele ser:

  • Sintomático: tiene por objeto interrumpir la crisis mediante medicamentos de acción rápida, como la adrenalina, corticoides, oxigenoterapia, etc.
  • Preventivo: uso regular de broncodilatadores, antihistamínicos, corticoides, terapia respiratoria, inmunoterapia específica, etc.

Desde un punto de vista osteopático, hay muchas técnicas que podemos emplear para aliviar los síntomas que se presenten, y ayudar a que se lleve una mejor calidad de vida complementando el tratamiento médico que resulta, en muchos casos, insuficiente para el paciente.

En primer lugar, deberemos normalizar la inervación ortosimpática y parasimpática de los pulmones. Para ello se manipularán las dorsales altas, charnela cervicotorácica y primera costilla, cervicales altas y el agujero rasgado posterior para el nervio vago, así como su trayecto.

En segundo lugar, deberemos trabajar el músculo diafragma que, como podemos leer en otro de nuestro articulos, es de vital importancia para la mecánica respiratoria. Primero normalizaremos su inervación a través de los nervios frénicos, también los pilares diafragmáticos a nivel de la charnela toracolumbar, para pasar posteriormente a tratar el músculo propiamente dicho mediante técnicas manuales.

En tercer lugar, habría que trabajar la rigidez de la parrilla costal y eliminar el espasmo de la musculatura accesoria de la respiración, como los músculos escalenos que se encuentran frecuentemente espasmados en pacientes asmáticos debido al sobreesfuerzo que tienen que hacer para vencer la resistencia de su vía aérea.

Por último, deberemos tratar al propio pulmón, así como su pleura y la fascia endotorácica. Esto lo podemos realizar por ejemplo mediante técnicas de bombeo o técnicas de equilibración funcional.

Como vemos, el tratamiento osteopático merece una consideración importante debido a las grandes ventajas que puede suponer. Por ello, en la Clínica Silvia Molins somos especialistas en implementar este tipo de tratamiento para mejorar el estado de salud del paciente y prevenir, en la medida de lo posible, la aparición de las crisis o que éstas sean menos cruentas.

Para ello, también existen ciertas medidas que podemos aconsejar al paciente, como: aspirar e airear la cama frecuentemente, mantener bajos los niveles de humedad, mantener una buena higiene del hogar, eliminar el humo del tabaco y, en la medida de lo posible, la contaminación atmosférica. Desde el ámbito nutricional, también podríamos mejorar si eliminásemos de la dieta: lácteos, quesos curados, mariscos, ciertos aditivos, cerveza, etc., y si incluyésemos en ella: aceite de oliva virgen extra, cebolla, manzana, vitaminas del grupo B y antioxidantes.

Para finalizar, recomendar a todas aquellas personas que padezcan de asma que visiten nuestra clínica y le realizaremos un completo examen y tratamiento para mejorar su calidad de vida.