Fibromialgia

¿Qué es la fibromialgia?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como una condición dolorosa, no articular, que envuelve los músculos y es la causa más común de dolor musculoesquelético crónico y generalizado.

La fibromialgia afecta a los neurotransmisores de los músculos provocando un dolor crónico, sobre todo en músculos, ligamentos y tendones.

En general los pacientes   que la padecen han recorrido muchos especialistas (reumatólogo, traumatólogo, neurólogo) sin obtener ningún o muy pocos resultados, lo que provoca una angustia importante y un aumento de la sintomatología.

Se calcula que lo padecen entre el 2 y 3% de la población, representado en un 80% por mujeres y la edad suele estar comprendida entre los 30 y 60 años. Suelen ser pacientes que manifiestan que les duele todo y se sienten cansados.

El dolor varía de día a día. Los pacientes que padecen de esta condición nunca pueden predecir cómo se sentirán al día siguiente.

¿Cuál es la causa?

Desgraciadamente y a pesar de diversos estudios de todo tipo, aún se desconoce de forma precisa cuál es la causa de la fibromialgia. Sin embargo, existen una serie de factores que pueden llegar a desencadenarla como:

  • Infecciones víricas o bacterianas
  • Accidentes de tráfico
  • Otras enfermedades como: artritis reumatoide, hemiplejía, hipotiroidismo o lupus.
    • Sobreesfuerzo físico continuado.
    • Trastornos de sueño, sueño deficiente, sentir que no se ha descansado correctamente al despertar.
    • Padecer una enfermedad reumática.
    • La depresión y los estados emocionales pueden predisponer dicha afección.
    • Una mayor parte de las personas afectadas, tiene un conflicto emocional importante de ira guardada o culpa, a veces desde la infancia, que le generará ansiedad o estrés, físico y/o mental.

Importancia del factor psicoemocional

En general estos pacientes tenían un pasado emocional bastante denso, a veces con mucha violencia intrafamiliar desde la infancia, grandes sufrimientos en relación a la pérdida de algún ser querido a cualquier otra situación que podía provocar un sufrimiento latente durante varios años.

Esta situación provoca un estrés muy significativo a lo cual se agregaba en general una situación personal difícil ya sea a nivel personal (pareja, familia) o profesional (dificultad en el trabajo auto exigencia exagerada).

Como hemos podido comprobar juega un papel muy importante el FACTOR EMOCIONAL, factores de fuerte carga emocional y psicológica que provocará una pérdida de minerales (sodio, magnesio, calcio…) que llevará al organismo al desequilibrio.

¿Cuáles son los síntomas?

Los numerosos síntomas y la semejanza o la coexistencia con otras enfermedades o síndromes (síndrome de fatiga crónica, síndrome de colon irritable, migraña, etc.) complican el diagnóstico de la fibromialgia.

Los síntomas más comunes son:

  • Rigidez en los músculos, sobre todo al levantarnos o cuando cambia el tiempo.
  • Dolores en la cabeza y Síndrome temporo-mandibular (Fuerte dolor de cara y de cabeza).
  • Dolor difuso en varias partes del cuerpo.
  • Pérdida del equilibrio o mareos, dolores en el pecho.
  • Parestesia (hormigueo y entumecimiento en manos y pies fríos).
  • Trastornos genitourinarios (experimentan frecuencia de orinar, o necesitan con urgencia orinar sin que tengan ninguna infección de la vejiga).
  • Trastornos digestivos (entre 40-70%): estreñimiento alternado con diarrea, dolor abdominal, gases, náuseas, colon irritable…
  • Dificultad para concentrarse o para hablar o escribir.
  • Cansancio o agotamiento excesivo o generalizado, el cual evita que las tareas que se realizan cotidianamente no se realicen de forma habitual, lo cual puede volverse una incapacidad.
  • Mayor sensibilidad a la luz,  al ruido,  olores e incluso a los cambios de temperatura.
  • Trastornos del sueño: insomnio o dificultades para dormir.
  • Depresión o ansiedad, normalmente provocados por los dolores crónicos.
  • Factores agravantes:
    • Cambios de clima
    • Ambientes muy fríos o muy secos
    • Cambios hormonales
    • Estrés
    • Depresión
    • Exceso de ejercicio

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se basa en dos criterios:

  • Una sensación de dolor en al menos 11 de los 18 puntos característicos de la enfermedad.
  • La presencia del dolor generalizado durante más de tres meses. El dolor debe estar presente en ambos lados del cuerpo (izquierda-derecha), parte superior e inferior de la cintura y la columna vertebral.

Las pruebas de laboratorio pueden ayudar a descartarla.

Por ejemplo, una tiroides hipoactiva causa muchos de los síntomas que aparecen en la fibromialgia. Sin embargo, un médico puede pedir un simple análisis de sangre para determinar si una persona tiene problemas de la tiroides. Un examen físico puede ayudar a descartar otras afecciones que podrían causar dolor y fatiga crónicos.

Es importante visitar a un médico o reumatólogo que sepa cómo diagnosticar y tratar esta dolencia.

¿Cómo se trata?

Actualmente el tratamiento comúnmente utilizado son los fármacos:

  • Medicamentos antiinflamatorios de esteroides para tratar afecciones reumáticas, pero no son útiles para personas con fibromialgia.
  • Los antiinflamatorios no esteroides, son utilizados para aliviar el dolor.
  • También son empleados antidepresivos, estos facilitan el sueño profundo e inducen a una relajación muscular para aliviar así los síntomas disminuyendo el dolor durante unas horas.

Estos fármacos actúan elevando el nivel activo de serotonina en el cerebro, vinculados con los trastornos del sueño asociados con la fibromialgia, consiguiendo así conciliar mejor el sueño y ayudando así a oxigenar los músculos liberando toxinas.

Todas estas posibilidades se sabe que no es más que un paliativo y no sirve para tratar la causa. Además de los efectos secundarios que estos aportan.

La Fibromialgia hoy en día no tiene cura, pero la osteopatía, puede ser de gran ayuda para mejorar la calidad de vida. Mediante un tratamiento adecuado, se puede mitigar el dolor y hacer que puedan llevar una vida lo más normal posible, recuperar energía y bienestar para tener una vida activa y gratificante.

El objetivo es buscar el desencadenante que ha agudizado los síntomas y actuando desde ese origen, sabiendo que es distinto en cada persona y así recuperar el equilibrio del cuerpo.

La dinámica del tratamiento  está constituida de una primera consulta con una anamnesis (entrevista), necesaria para tratar de identificar los elementos perturbadores que pudieran estar involucrados en la fibromialgia, en particular los factores emocionales.

Es muy importante que el paciente entienda que el tratamiento constará de una parte, podríamos decir un 50% a un trabajo personal profundo para eliminar los elementos perturbadores que terminan con una alteración del balance neurovegetativo. En el fondo, el trabajo interior que se les pide es de cambiar  su manera de vivir y de ver la realidad en forma diferente.

En cuanto a los resultados,  depende mucho de la capacidad de entendimiento del paciente frente a esta patología. Cuando sean  capaces de cuestionarse de forma importante y eliminar los factores perturbadores obtendrán mejores resultados.

La alimentación es un factor importante para que el cuerpo este equilibrado. Es necesario ayudar al cuerpo a sanar verdaderamente y no sólo a anestesiarse con medicamentos. El organismo tiene una capacidad auto-curativa poderosa, solo requiere que le demos los elementos necesarios para que el simplemente restablezca sus funciones normales y su salud completa.

Los hábitos alimenticios inadecuados generan en el cuerpo una larga lista de problemas de todo tipo, entre los cuales encontramos la fibromialgia.

Se sabe en la medicina natural que no existe enfermedad, sino tan solo un cuerpo intoxicado el cual se manifiesta de muchas formas, y a esas formas se les llaman enfermedades.

El apoyo emocional de la familia y amistades es muy importante para aliviar los síntomas inquietantes que padece el paciente. La familia debe de apoyar al paciente a hacer los cambios necesarios en su estilo de vida.

En la Clínica de Silvia Molins se tendrá en cuenta que cada persona tiene una causa o un desencadenante distinto en su enfermedad: no hay enfermedad sino enfermo. Lo que realizaremos como osteópatas será recuperar el equilibrio del organismo, solucionar los problemas digestivos adyacentes así como mejorar la calidad de vida del paciente y el dolor. Le podremos recomendar una alimentación adecuada  y las flores de Bach, cuando son combinadas con una dieta adecuada y un buen trabajo emocional, pueden ser poderosas herramientas para ayudar al cuerpo a en su poder de autocuración.

La osteopatía devuelve al cuerpo el equilibrio mecánico y muscular. Buscar las causas que lo provocaron el desequilibrio para que con ejercicios y recomendaciones oportunas el paciente consiga la recuperación por sí mismo y no a través de fármacos.

Se aconsejará realizar ejercicio físico para oxigenar los músculos y que estos liberen toxinas, además de cuidar la alimentación y el descanso. Para el paciente de fibromialgia lo recomendado es hacer ejercicios de agua en una piscina donde el agua esté caliente, Pilates u otras terapias que ayuden a la relajación muscular.

Es absolutamente necesario intentar aumentar el número de endorfinas, o la hormona de la felicidad, en el cuerpo. Los estudios demuestran que las endorfinas son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor, además de actuar a nivel cerebral produciendo experiencias subjetivas, que son sensaciones intensas, bien conocidas por los deportistas como son la disminución de la ansiedad y la sensación de bienestar.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

  • Maniobra Kristeller

    Denuncian que el 96% de las maniobras Kristeller se hacen sin el consentimiento de la madre. Esta técnica, desaconsejada por la OMS, se utiliza en uno de cada cuatro partos y no existe evidencias de que en efecto acelere el...

  • Osteopatía en la neuralgia del trigénimo

    El nombre “trigémino” se refiere al hecho de que el quinto par craneal tiene tres divisiones: La oftálmica (V1), la maxilar (V2) y la mandibular (V3). Es el principal nervio sensitivo de la cara, pero también aporta inervación motora (V3)...

  • Deporte en los más pequeños

    “La psicomotricidad, es la capacidad del sistema nervioso de producir la contracción de un músculo de forma adecuada, es probablemente la competencia más importante a lograr por los más pequeños en sus primeros años de vida. El ejercicio físico y...