Tratamiento Tendinitis

QUÉ OPININAN NUESTROS PACIENTES

¿Qué son?

Los tendones están compuestos en un 70% por colágeno tipo I y su función   principal es la de transmitir la fuerza  generada en los músculos hacia los huesos, produciéndose el movimiento articular. Los tendones son capaces de resistir altas fuerzas de tensión pero tienen una capacidad de elongación limitada.

Las tendinopatías son un motivo de consulta muy común en las clínicas de fisioterapia y suelen estar relacionadas con la práctica deportiva intensa, aunque también con actividades laborales o recreativas.

Por citar algunas de las tendinopatías más frecuentes podemos nombrar: Tendinopatía rotuliana, Tendinopatía del Aquiles, Epicondilitis, Pubalgia y Tendinopatía del Supraespinoso.

Las tendinopatías son el conjunto de patologías que afectan a la estructura tendinosa (tendón). Se producen por un exceso de carga o tensión en los tendones. Esto provoca microtraumatismos que van debilitando las estructuras tendinosas (células, fibras, matriz extracelular, vasos) y llevan a una lesión por sobreuso, sobreesfuerzo o crónicas. El exceso de carga puede ser un esfuerzo repetitivo, un estiramiento excesivo del músculo o malas posturas mantenidas.

Clásicamente, la mayoría de las tendinopatías han sido mal llamadas tendinitis; no obstante, desde hace unos años multitud de autores han empezado a cambiar la utilización de dicha terminología, atendiendo a los resultados en anatomía patológica. La tendinitis propiamente dicha alude a una situación de predominio inflamatorio, como ocurre en lesiones agudas de tipo traumático.

Un gran número de investigaciones ha demostrado que la patología de base en la tendinopatía es la tendinosis o degeneración del colágeno.

Las tendinopatías podemos dividirlas en:

  • Paratendinosis: es la inflamación aislada en el paratendón (zona que rodea el tendón) y se debe a un conflicto entre el tendón y el tejido de deslizamiento. Cursa con crepitación, dolor, sensibilidad local, disfunción y calor local.
  • Tendinosis: proceso degenerativo intratendinoso por atrofia (envejecimiento, microtraumas, compromiso vascular, etc). Encontramos dolor, pérdida de fuerza y disfunción, posibilidad de palpar un nódulo tendinoso que puede ser doloroso y no existe edema de la vaina sinovial.
  • Paratendonitis con tendinosis: sería una inflamación del paratendón con degeneración intratendinosa; su clínica sería similar a la anterior.
  • Tendinitis: una degeneración sintomática del tendón con rotura tendinosa y vascular y respuesta inflamatoria de reparación. Observamos síntomas inflamatorios, dolor, pérdida de fuerza y disfunción, posible hematoma y dolor a la contracción y al estiramiento.

Los últimos estudios definen la tendinopatía como un proceso degenerativo divido en 3 fases:

  • Fase I  Reacción y adaptación del tendón a la carga
  • Fase II  Aparición de micro-roturas. Intento de “auto-recuperación” por parte del tendón. Es posible emprender acciones de tratamiento y volver a la Fase I.
  • Fase III  Degeneración del tendón. Alto riesgo de rotura tendinosa. No es posible evitar la lesión del tendón.

Por tanto, con el fin de evitar que la lesión evolucione, es muy importante actuar en la Fase I. Esto es posible con un diagnóstico y tratamiento precoz de la tendinopatía.

Prevención y tratamiento

La prevención en fisioterapia juega, sin duda, un papel muy importante en este tipo de lesiones. Para evitarlas, se deben controlar las cargas de trabajo y evitar sobrepasar el límite del tendón. Técnicas como el masaje de descarga o descontracturante, la aplicación de hielo y el estiramiento suave tras el ejercicio o actividad son medidas que pueden ayudar a evitar una tendinopatía. Además, en ocasiones es necesario realizar un vendaje funcional o taping, y podemos aconsejar férulas para evitar la sobrecarga de los tendones durante la actividad (deportiva o laboral).

En el caso que la lesión ya exista, como fisioterapeutas y osteópatas evaluamos al paciente y desarrollamos un plan de tratamiento que comienza de inmediato, en las primeras 24-48 horas, ya que este primer momento es muy importante para evitar complicaciones posteriores.  Se ha demostrado que es beneficioso para la recuperación del tendón lesionado el fortalecimiento muscular progresivo, la corrección postural y los ejercicios y estiramientos de contracción excéntrica. Además, disponemos de electroterapia, que se puede utilizar como tratamiento secundario para aliviar el dolor y la sobrecarga muscular, y nos sirve de gran ayuda tanto en la fase aguda como en la crónica.

Para nosotros, como Osteópatas, es de vital importancia también identificar y corregir las causas que han dado pie a la lesión (mala técnica deportiva, exceso de carga en los entrenamientos, calzado, gestos repetitivos en el trabajo, etc) y tratar la cadena lesional al completo.

En la Clínica de Fisioterapia y Osteopatía Silvia Molins, tratamos de forma habitual toda clase de tendinopatías, y sabemos que un buen diagnóstico médico, osteopático y fisioterapéutico es básico para poder ofrecer un tratamiento correcto y eficaz.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

  • DIÁSTASIS ABDOMINAL

    “Se estima una alta relación entre la presencia de diástasis y las disfunciones de suelo pélvico como incontinencia urinaria de esfuerzo, incontinencia fecal y prolapso de órganos pélvico” ANATOMÍA Lo primero que tenemos que saber es como está formado el...

  • OSTEOPATIA EN EL SÍNDROME DE LOS DESFILADEROS ESCAPULOTORÁCICOS

    El síndrome de los desfiladeros escapulotorácicos, se refiere al conjunto de signos y síntomas que se producen como consecuencia de la compresión del paquete neurovascular formado por el plexo braquial y la arteria y vena subclavias a su paso por...

  • Importancia de las cicatrices

    Las cicatrices podrían definirse como aquellas marcas que quedan en la piel después de un proceso de reparación de un tejido que ha sido agredido de alguna manera, como un corte, un desgarro, una quemadura, heridas quirúrgicas, etc. Dependiendo del...